La inmigración. ¿”Sólo” un negocio millonario, o… algo más?

Por Roberto A. Olivares Pizarro

Tal como resultaba evidente para cualquier persona que circule por las calles de nuestro País y… muy especialmente para quienes buscan trabajo como “mano de obra no calificada”… y/o para quienes se atienden en los servicios de salud pública… y/o buscan matrícula para sus hijos y/o nietos en salas cunas y jardines infantiles… y/o estén postulando a cualquier tipo de subsidio o subvención entregada por el Estado, el Ministerio del Interior ha confirmado que durante el gobierno Bachelet – N.M. ingresaron a nuestro País sobre 600.000 inmigrantes, es decir… ¡el triple de los 200.000 que “reconocía” el propio gobierno Bachelet – N.M.! Para poner en contexto el impacto que implica el ingreso de sobre 600.000 inmigrantes en cuatro años, decir que hasta el año 2014 los extranjeros avecindados en nuestro País apenas superaban los 400.000

La pregunta obvia es… ¿Cómo, considerando las restricciones draconianas que según sus críticos impone al ingreso de inmigrantes la criticada, pero plenamente vigente legislación de extranjería dictada en pleno gobierno militar o dictadura, pudieron ingresar sin mayores problemas y en calidad de “turistas”-… sobre 150.000 inmigrantes anuales? Y para mí la respuesta resulta tanto o más obvia que la pregunta. Dado su volumen, el aumento exponencial de la inmigración durante el gobierno Bachelet – N.M. no puede haber sido sino producto de una acción planificada y ejecutada por una especie de asociación ilícita de tráfico de personas. Una asociación de la cual necesariamente… debieron haber formado parte autoridades del pasado gobierno.

Porque también es obvio que tras el ingreso de los 600.000 inmigrantes, existe toda una logística. Una logística en la que participan en concomitancia agencias de turismo que incentivan la inmigración, publicitando entre sus posibles clientes las “facilidades” que presenta nuestro País para su ingreso y permanencia, líneas aéreas “de papel” que no cuentan con flota propia y cuyo “plan de negocios” estaba basado en vender vuelos chárter de ida y vuelta a “turistas” que viajaban con el claro propósito de radicarse a nuestro País, pasando por casas de cambio de divisas a través de las cuales -considerando la cantidad de inmigrantes- es fácil suponer que se deben haber sacado de la economía nacional centenares de millones de dólares, y sin dejar de considerar los buenos dividendos que han obtenido las “fundaciones” y ONG´s financiadas a través de subvenciones públicas y los aportes de empresas “buena onda”, dedicadas a exigir no sólo el que se facilite aún más el ingreso de inmigrantes, sino además que se le entregue a éstos “derechos” que jamás se han preocupado de exigir para -por ejemplo-… nuestros compatriotas que migran desde la zonas rurales hacia las urbes.

En definitiva y ese es mi punto, la llegada de 600.000 extranjeros a nuestro País durante el gobierno Bachelet – N.M. está lejos de ser producto de una inmigraciónespontánea. Ahora el punto es investigar si los objetivos que se persiguió a través de esta “operación”, eran exclusivamente el de obtener lucro económico, o si -como es válido sospechar-, pudiese haber otros que obedezcan a intereses de tipo político y/o geopolítico incluso de organismos y/u organizaciones internacionales.


Las opiniones vertidas en por Los Columnistas de Portal O’Higgins,a sí como los comentarios que derivan de cada publicación, son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten y no representan, necesariamente, las opiniones o posiciones sociales, culturales y/o políticas de nuestro medio de comunicación.

Facebook Comments

One thought on “La inmigración. ¿”Sólo” un negocio millonario, o… algo más?

  • 09/04/2018 at 11:34 am
    Permalink

    Hoy escuche un anuncio del señor Piñera, sobre la inmigración, donde se usaron muchas cuñas. Me llamo la atención el aumento de instituciones del Estado, con el consiguiente aumento de nuevas autoridades, nuevos funcionarios, nueva infraestructura, nuevos gastos no considerados en el presupuesto del presente año, pero en ninguna parte, se encuentran tipificaciones por el mal uso de la posible ley. En varias partes del discurso, se escuchan las palabras eficiencia y eficacia, pero en el anuncio, nada se dice cuando la legislación es ineficiente e ineficaz, fenómeno muy recurrente en nuestro país, por la mala calidad de las leyes que se aprueban.

    Reply

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *